Excursiones

El rayo rojo - Ferrocarril de Sóller

Este tren histórico conecta la capital de la isla, Palma, con el lugar pintoresco de Sóller y es muy popular entre los residentes y los turistas. Porque este viaje de casi una hora es probablemente la forma más hermosa de descubrir la Serra de Tramuntana a un ritmo tranquilo.

El punto de partida del tour está en el centro de Palma en la Plaza España. Allí, el tren histórico tiene su propia pequeña estación donde también se pueden comprar los billetes directamente. Después, se puede subir tambien en Son Sardina, ahí hay un parking Park & Ride. La ruta conduce a través de un paisaje idílico con limoneros y naranjos. Existen 13 túneles y el viaducto de Es Cinc Ponts de 52 metros de largo. El tren hace una pequeña pausa en el mirador Pujol de'n Banya, perfecto para unas fotografías espectaculares. El ritmo más bien pausado con el que el Tren de Sóller recorre su ruta de 27 km, superando unos pocos metros de desnivel, es siempre una invitación a disfrutar de la belleza del paisaje.

Después de un paseo o la comida en un restaurante en el hermoso pueblo de Sóller, es aconsejable tomar el igualmente histórico tranvía (tranvía de Sóller) hasta el puerto, Port de Sóller.

Los horarios actuales de salida del tren, los precios y más información se pueden encontrar aquí: www.trendesoller.com

Datos históricos sobre el Tren de Sóller

Desde 1912, la línea de ferrocarril entre Palma y Sóller esta operada por la compañía privada "Ferrocarril de Sóller". Los habitantes de Sóller habían unido sus fuerzas para financiar la conexión del tren. En ese tiempo todavía era muy difícil llegar de Sóller a Palma y el transporte de las naranjas, que eran famosas por el valle, resultó ser extremadamente difícil - uno tenía la opción de ir por mar o a pie y estaba en marcha durante varios días. Para ello, se creó una sociedad anónima, que aún existe hoy en día. Paralelamente a la construcción de la línea de ferrocarril, se inició la construcción de la línea de tranvía de Sóller a Port de Sóller (Tranvía de Sóller).

Hoy en día, por supuesto, el ferrocarril ya no se utiliza para el transporte agrícola, sino principalmente para el turismo. Las estrechas vías, sobre las que retumba el tren de madera, hacen que el viaje con el tren histórico sea una experiencia muy especial. Por supuesto, el tren ya no es impulsado por vapor, sino eléctricamente desde finales de los años 30. El aspecto nostálgico, sin embargo, con sus paneles de madera y asas de latón, se ha conservado hasta hoy.